Una sorpresa inolvidable

Una sorpresa inolvidable

Era un día soleado y perfecto para tener una aventura, Grace Ann por fin cumpliría el sueño de nadar con delfines, mientras Odale, su novio, tenía en mente una sorpresa que ella nunca podría olvidar y es que él tampoco imaginaba lo que en realidad pasaría, en verdad nadie sabía cómo terminarían los planes de un hombre enamorado…

Grace Ann y Odale se conocieron años atrás mientras asistían a la universidad, algunas veces se encontraban por casualidad al caminar por los pasillos de Northem Caribbean University, desde entonces, él sentía algo especial por aquella chica que le sonreía al pasar.

Los años pasaron pero él nunca tuvo el valor de acercarse y hablarle. Al terminar la carrera Odale se marchó del colegio mientras que ella se quedó para continuar sus estudios y después trabajar para la universidad.

El tiempo y el destino se encargaron de darles una segunda oportunidad, esta vez los reuniría para una gran amistad, que poco a poco se encargaron de convertir en un amor que llegó a una bonita relación. Se enamoraron perdidamente el uno del otro.

Cuatro años después de haberse mirado por primera vez, ahí estaba él, pensando en cuál sería la forma ideal de pedirle a aquella gran mujer que pasara el resto de sus días a su lado. Uno de los grandes sueños de Grace siempre fue el conocer de cerca a los Delfines, así que Odale sabía que no sería una clásica cena, sino un encuentro con estas bellas criaturas el que enmarcaría su declaración de amor.

Fue por medio de un mensaje en Facebook que el equipo de Dolphin Discovery se enteró de esta situación, cuando Odale los contactó para preguntar si era posible arreglar una propuesta de matrimonio en uno de los delfinarios, desde el primer momento todos se emocionaron y quisieron participar.

Así que todo se arregló para que un 19 de junio, Grace y Odale pudieran llegar al delfinario de Caimán. Esa mañana con algo de nervios y muy emocionado, él guardó en una mochila un cartel que decía “Will you marry me?” y un anillo de compromiso que había tardado varios días en elegir.

Cuando llegó la hora de nadar junto a los delfines el chico fue el primero, pues sabía que tendría que estar antes en la orilla,  y mientras Grace era distraída por un especialista en mamíferos marinos, que le enseñaba un par de pequeños delfines, él se colocaba detrás de otro especialista. Ya estaba todo listo: Grace tendría la experiencia de su vida.

Mientras ella iba a toda velocidad sobre al agua con los delfines, vió a su novio en la orilla con un cartel en que le pedía casarse con él, en ese instante le dio un vuelco el corazón, llegó a la orilla y Odale le ayudó a acercarse para después mirarla hacia arriba y entregarle el anillo de compromiso. ¡Le pidió que se casara con él!

Ella sabía que sería un día lleno de aventura y emoción, mas no imaginaba que esa mañana le diría al amor de su vida “SÍ, ME CASARÉ CONTIGO” mientras los delfines saltaban y jugaban  junto a ellos, fue entonces cuando Odale y Grace Ann tuvieron una experiencia que unió sus vidas.

Pin It on Pinterest